Muerte Súbita Cardíaca (Paro Cardíaco Repentino)

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de un paro cardíaco repentino?

Algunas personas pueden experimentar latidos cardíacos acelerados o sentirse mareadas, alertándolas de que ha comenzado un problema de ritmo cardíaco potencialmente peligroso. Sin embargo, en más de la mitad de los casos, el paro cardíaco repentino ocurre sin síntomas previos.

¿Qué causa la muerte súbita cardíaca?

La mayoría de las muertes cardíacas súbitas son causadas por ritmos cardíacos anormales llamados arritmias. La arritmia potencialmente mortal más común es la fibrilación ventricular, que es un disparo errático y desorganizado de impulsos de los ventrículos (las cavidades inferiores del corazón). Cuando esto ocurre, el corazón no puede bombear sangre y la muerte ocurrirá en cuestión de minutos, si no se trata.

¿Cuáles son los factores de riesgo de un paro cardíaco repentino?

Hay muchos factores que pueden aumentar el riesgo de una persona de sufrir un paro cardíaco repentino y muerte cardíaca súbita.

Los dos factores de riesgo principales incluyen:

  • Ataque cardíaco previo (el 75 por ciento de los casos de SCD están relacionados con un ataque cardíaco anterior): el riesgo de una persona de SCD es mayor durante los primeros seis meses después de un ataque cardíaco.
  • Enfermedad de las arterias coronarias (el 80 por ciento de los casos de MSC están relacionados con esta enfermedad): los factores de riesgo de enfermedad de las arterias coronarias incluyen tabaquismo, antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, colesterol alto o agrandamiento del corazón.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Fracción de eyección de menos del 40 por ciento, combinada con taquicardia ventricular (ver información sobre FE a continuación)
  • Episodio previo de paro cardíaco repentino
  • Antecedentes familiares de paro cardíaco repentino o MSC
  • Antecedentes personales o familiares de ciertos ritmos cardíacos anormales, incluido el síndrome de QT largo, el síndrome de Wolff-Parkinson-White, frecuencia cardíaca extremadamente baja o bloqueo cardíaco
  • Taquicardia ventricular o fibrilación ventricular después de un ataque cardíaco
  • Antecedentes de defectos cardíacos congénitos o anomalías de los vasos sanguíneos
  • Antecedentes de síncope (episodios de desmayos de causa desconocida)
  • Insuficiencia cardíaca: afección en la que la potencia de bombeo del corazón es más débil de lo normal. Los pacientes con insuficiencia cardíaca tienen de 6 a 9 veces más probabilidades que la población general de experimentar arritmias ventriculares que pueden conducir a un paro cardíaco repentino.
  • Miocardiopatía dilatada (causa de SCD en aproximadamente el 10% de los casos): disminución de la capacidad del corazón para bombear sangre debido a un ventrículo izquierdo agrandado (dilatado) y debilitado
  • Miocardiopatía hipertrófica: un músculo cardíaco engrosado que afecta especialmente a los ventrículos
  • Cambios significativos en los niveles sanguíneos de potasio y magnesio (por ejemplo, al usar diuréticos), incluso si no hay enfermedad cardíaca orgánica
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Abuso de drogas recreativas
  • Tomar medicamentos «proarrítmicos» puede aumentar el riesgo de arritmias potencialmente mortales

La muerte cardíaca súbita (MSC) ocurre raramente en atletas, pero cuando ocurre, a menudo nos afecta con shock e incredulidad.

Causa:

La mayoría de los casos de MSC están relacionados con enfermedad cardiovascular no detectada. En la población más joven, la MSC a menudo se debe a defectos cardíacos congénitos, mientras que en los atletas mayores (de 35 años o más), la causa está más relacionada con la enfermedad de las arterias coronarias.

Prevalencia:

Aunque la SCD en atletas es rara, la cobertura de los medios a menudo hace que parezca que es más frecuente. En la población más joven, la mayoría de la SCD ocurre mientras se practican deportes de equipo; en aproximadamente uno de cada 100.000 a uno de cada 300.000 atletas, y con mayor frecuencia en los hombres. En los atletas mayores (de 35 años o más), la SCD ocurre con más frecuencia al correr o trotar, en aproximadamente uno de cada 15,000 corredores de maratón y uno de cada 50,000 corredores de maratón.

Pruebas de detección:

La American Heart Association recomienda pruebas de detección cardiovascular para atletas de secundaria y universitarios, que deben incluir una evaluación completa y cuidadosa de los antecedentes personales y familiares del atleta y un examen físico. Los exámenes de detección se deben repetir cada dos años y se debe obtener una historia clínica cada año.

Los hombres de 40 años o más y las mujeres de 50 años o más también deben hacerse una prueba de esfuerzo físico y recibir educación sobre los factores de riesgo cardíaco y los síntomas.

Si se identifican o sospechan problemas cardíacos, el atleta debe ser derivado a un cardiólogo para una evaluación adicional y pautas de tratamiento antes de

Desfibrilador automático implantable (DAI):

Para los pacientes que tienen un gran riesgo de MS, se puede insertar un DAI como tratamiento preventivo. Un DCI es una máquina pequeña similar a un marcapasos que está diseñada para corregir arritmias. Detecta y corrige una frecuencia cardíaca rápida.

El DCI monitorea constantemente el ritmo cardíaco. Cuando detecta un ritmo cardíaco anormal y muy rápido, entrega energía (un choque pequeño pero potente) al músculo cardíaco para hacer que el corazón vuelva a latir a un ritmo normal. El DAI también registra los datos de cada episodio, que puede ver el médico a través de una tercera parte del sistema que se mantiene en el hospital.

El DAI puede utilizarse en pacientes que han sobrevivido a un paro cardíaco repentino y necesitan un control constante del ritmo cardíaco. También se puede combinar con un marcapasos para tratar otros ritmos cardíacos irregulares subyacentes.

Procedimientos de intervención o cirugía:

Para los pacientes con enfermedad de las arterias coronarias, puede ser necesario un procedimiento de intervención como la angioplastia (reparación de vasos sanguíneos) o la cirugía de derivación para mejorar el flujo sanguíneo al músculo cardíaco y reducir el riesgo de MSC. Para los pacientes con otras afecciones, como miocardiopatía hipertrófica o defectos cardíacos congénitos, puede ser necesario un procedimiento intervencionista o una cirugía para corregir el problema. Se pueden usar otros procedimientos para tratar los ritmos cardíacos anormales, como la cardioversión eléctrica y la ablación con catéter.

Cuando se produce un ataque cardíaco en el ventrículo izquierdo (cámara de bombeo inferior izquierda del corazón), se forma una cicatriz. El tejido cicatrizado puede aumentar el riesgo de taquicardia ventricular. El electrofisiólogo (médico especializado en trastornos eléctricos del corazón) puede determinar el área exacta que causa la arritmia. El electrofisiólogo, que trabaja con el cirujano, puede combinar la ablación (el uso de energía eléctrica de alta energía para «desconectar» las vías eléctricas anormales dentro del corazón) con la cirugía de reconstrucción del ventrículo izquierdo (extirpación quirúrgica del área infartada o muerta del tejido cardíaco).

Eduque a los miembros de su familia:

Si está en riesgo de padecer SCD, hable con los miembros de su familia para que comprendan su afección y la importancia de buscar atención inmediata en caso de una emergencia. Los familiares y amigos de las personas en riesgo de padecer SCD deben saber cómo realizar la RCP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.